Sexto Chakra Ajna

blue-1340076_640

-Localización: Punto del entrecejo.

-Glándula/órgano: Glándula Pituitaria.

-Color: Índigo.

-Elemento: No tiene.

-Estructura del sistema nervioso asociada: Cerebro.

-Órganos asociados: Cerebro inferior, sistema nervioso, Orejas, nariz y ojo izquierdo.

-Músculos asociados: Músculos anteriores y posteriores del cuello.

-Meridianos asociados: Vesícula biliar.

-Número de vórtices: Noventa y seis.

-Nota musical: La

-Ritmo vibratorio (radiónica): 66674789.

-Frecuencia: 2.96 hertzios.

-Tattwa asociado: No tiene.

-Características psicológicas y espirituales: intuición, intelecto y seguridad. Cuando el chakra no está equilibrado: Confusión, depresión, rechazo de la espiritualidad y sobre-intelecto.

-Patologías asociadas: Problemas cerebrales tales como: Alzheimer, cáncer cerebral, razonamiento desequilibrado y trastornos psicológicos.

-Planeta asociado: No tiene.

Explicación:

El sexto chakra o Ajna, se sitúa en el punto del entrecejo y también es conocido como “Tercer Ojo”, ya que se relaciona con la cualidad intuitiva. “El ojo que ve más allá de los dos ojos”, el cual proporciona dimensión, profundidad y alcance en el mundo sutil.

Su nombre en sánscrito, “Ajna”, significa “dirigir”.

El color de este centro chákrico es el índigo y gobierna la glándula pituitaria, la cual se encarga de controlar al resto del sistema endocrino.

A esta glándula se la considera el nexo de unión  entre el cuerpo y la mente; y no solo eso, si no que también es el punto de unión de los canales energéticos ida, pingala y sushmana.

Antiguamente se decía que unos fluidos especiales brotaban del sexto chakra, los cuales denominaban Amrit, que en sánscrito significa néctar. Pero hoy sabemos que este néctar no es otra cosa que las secreciones hormonales de la pituitaria, las cuales son distribuidas a través de la sangre, hacia el resto de las glándulas.

La estimulación del sexto chakra nos da la capacidad de ver desde el alma, lo cual nos permite y facilita tomar decisiones de un modo más natural y sin esfuerzo.

Cuando este centro se equilibra, uno logra deshacerse de las limitaciones terrenales, sintiéndose más feliz y sabio, pero sobre todo, conseguirá alcanzar armonía interior y paz mental, ya que ha sido dominada la dualidad de la mente.

Para estimular este chakra, lo más sencillo es cerrar los ojos y dirigirlos hacia el entrecejo; es entonces cuando puedes sentir una ligera presión en ese punto. Este ejercicio también ayuda a la concentración.